lunes, 28 de abril de 2008

Siendo monopolizados cada vez más por el transmilenio



El transmilenio es un sueño hecho realidad para muchos. Gracias a este medio de trasporte, podemos llegar más rápido a los sitios donde necesitamos estar todos los días.

Bogotá es una ciudad en la que es difícil movilizarse por factores muchos, por ejemplo, la cantidad de medios de transporte que hay incluso en las calles y avenidas menos concurridas y el deterioro de estas con sus respectivos arreglos pero lentos.



Los anteriores aspectos no son muy valederos y utilizados en el tracto en el que se moviliza el transmilenio, ya que tiene el privilegio de tener sus propias vías, y sus puntos estratégicos para recoger y dejar gente, en cuanto a sus calles, sus arreglos se hacen lo más rápido posible y con los materiales mas resistentes y de mejor calidad que el resto, ¿por qué esté goza con privilegios que también deberían tener los demás medios de trasporte que deambulan en la ciudad?



Tengamos en cuenta que el transmilenio es un negocio más de las personas que forman parte del imperio solido e injusto de Colombia, los accionistas son los más adinerados de nuestra Bogotá, es algo injusto que se de esta monopolización puesto que, las personas que son dueños o empleados de buses, y taxis corresponden a la clase media y baja y no les importa su desarrollo, por lo tanto estamos en un mundo individualista en la que la clase alta sigue en su dominio por su codicia e individualismo.



Si no fuera así, ellos pensarían mas en el desenvolvimiento de las relaciones humanas en una ciudad que estaría en progreso, pero no; aumenta el índice de inseguridad en todo sentido ,y se desvanece la educación cívica que se debería tener para poder cuidar y vivir en una ciudad.

Ya es costumbre escuchar de robos hechos dentro de estos buses, de celulares, billeteras, portátiles, dinero, bolsos, entre otros; también se presenta esa injusticia sobrehumana que se da al ser “embutidos” en estos buses, sin poder mover muchas veces la cabeza o las manos, y esa falta de respeto de los hombres ante las mujeres del ser tocadas sin ellas en la mayoría de veces poder hacer nada y lo peor de todo es que el pasaje es más caro que los restantes buses (1400 pesos ( subirá cada vez más el precio)).



También tiene que ser mencionado la labor que hacen los policías, pues es importante decir que estos no sirven sus funciones como lo debe ser, tanto en el disminuir la accidentalidad y robos como en el de ayudar y guiar al usuario para encontrar el bus correcto que necesita para ir a un punto especifico, un gran ejemplo de estos términos, es el asesinato de un joven en una estación el veintinueve de diciembre del dos mil siete.



Es solo una conclusión pensada en y para el ciudadano, reflexionemos cada uno de estos ámbitos para concienciar en un futuro conjunto y en una Ciudad más justa y libre.
Asesinato en una estación de transmilenio: http://www.youtube.com/watch?v=pjmsmdjcLfo

Dominados por una ciudad sin una libre movilidad


Se puede hablar de Bogotá, puesto que es un gran ejemplo que nos relata uno de los más complejos problemas de vivir en una ciudad, el no poder movilizarse como debe ser.

Solemos caminar estresados, correr por no tener el tiempo debido para llegar a una cita, o a nuestras respectivas obligaciones que vivimos día a día, pero de que nos sirve, si somos cada vez más los que poblamos una Ciudad, si es mayor la cantidad de autos, buses y motos que dominan completamente los espacios borrando las calles y avenidas con mayor fluidez.


Cabe resaltar, que el no poder moverse en los centros urbanos no es un problema suelto, ni individualista, puesto que, enlaza consecuencias y causas trascendentales, como lo es la crisis de accidentalidad, educación cívica, problemas ambientales y finalmente la imagen urbana que cambia constantemente por la necesidad que pide la innovación y el facilitamiento en un interactuar social.
Aunque la evolución Arquitectónica ayuda demasiado en estos aspectos, esté se linealiza con los problemas anteriores; pero qué hay del ciudadano, cuando esta envuelto en un mundo ruidoso, sin espacio y sin tranquilidad por lo menos en el aire que respira?.
Pensamos más en una imagen tecnológica, estética, que llame el interés de cada unos de los habitantes tanto del mundo como de los que se encuentran viviendo dentro de la ciudad,(Aclarando que el dinero invertido para remodelar se realiza en un sitio estratégico para un bien económico individual y no en un bien para todos los que vivimos en esta ciudad (Comparemos los sitios en los que mas concurrimos en la parte del sur y Norte de Bogotá) y se le resta más importancia a la imagen de la que aprendemos para tener una convivencia más notoria y mas conforme para todos, existen todavía la gente de a calle, los ladrones, las basuras y los trancones en lugares que aunque son concurridos a estos no se les presta interés y cada vez más a aumentando, donde debería ser lo contrario.
"La ciudad parece hoy con ese aspecto de mudanza, de traspaso o de desahucio, y por los mismo, su atmósfera está llena de ruidos mecánicos, de voces metálicas, de gritos de obreros; por eso empieza a oler a nafta a grasa de autocamión, a asfalto caliente y humeante, a aceite de pintura.." (IDEA Instituto de estudios ambientales).
La misma ciudad nos enseña, no nos educa, puesto que, el mal que nos hacen diariamente, nos lleva a una monótona represión en la que solo nos hace actuar de forma individual y superflua.
El soportar andar por calles con huecos y avenidas en arreglos cada vez es menos, ya que es más el tiempo que se pierde en el tratar de pasar de un lugar a otro, que en el cumplir obligaciones o en el gozar de un tiempo determinado para nuestro descanso.
Cómo sería Bogotá si cambiáramos la fluidez y seguridad por ejemplo, en la avenida décima, si se arreglaran los huecos y se hicieran nuevos caminos de desplazamiento en las partes más pobladas al sur de Bogotá (Barrios la Victoria, Juan Rey, entre otros).
Es interesante pensar en una equidad futura, en el arreglo de nuestra Ciudad, para que el movilizarse sea distinto, y en la que aparte de esto, el convivir sea mucho más llevadero en un lugar urbanístico.