sábado, 10 de octubre de 2009

El hombre cambia y la esencia de la tradición está en sus entrañas

Google.com


Aunque se cree que las tradiciones no influyen en el ahora y en cada uno de los aspectos dados en la actualidad, es versátilmente comprobable que el pasado esta ligado con el presente, y a su vez con el futuro.

Cada época representa una serie de evoluciones ideológicas y estéticas. La época Greco-Romana, desarrollo muchas matices de la sociedad y organización política y democrática, la Edad Media, tratada como oscurantismo por el dominio de la religión también retomo a su vez aspectos convenientes e importantes de la época anterior, hizo reformas trascendentales para cautivar cada vez más las creencias del hombre, fe y pensamiento; el renacentismo hizo un giro opuesto y propuso y aplicó la importancia del ser como tal, de la razón y lo experimental, retomando también cosas del oscurantismo que fueron cada vez más trasformadas, la etapa Moderna y Posmoderna son muy significativas, puesto que en ellas se desarrolla la importancia del conocimiento y progreso humano a nivel tecnológico.

Profundizando las relaciones de la época media y su trance gótico, con la contemporaneidad, este conjunto muestra las secuelas buenas y malas, especialmente en la arquitectura, y en ellas muchas formas artísticas fue la herramienta y aun lo son para cautivar la fe y “la moral” del hombre. El diseño arquitectónico retomado del Neoplatonismo (importancia de la luz) y mezclado con el cristianismo, fue resaltado en la verticalidad de cada aspecto que formaba en especial las cátedras y las primeras universidades, pues simbolizaban según ellos la divinidad del Dios, que se disfraza de una relación cálida mientras se acentuaba el poder de esta institución en la sociedad; actualmente esa tradición de depender de un Dios, de algo, para poder existir y “aprender a comportarse, todavía pasa arraigadamente, las iglesias continúan con dicha estructura, e incluso con ese negocio tan capitalista que se a consolidado desde la etapa gótica, por lo tanto la universalidad de esta institución simboliza el gran poder que ha tenido la religión, el catolicismo en el mundo, las grandes iglesias, ofrendas obligadas por algún pecado cometido según lo dicho por Dios, entre otros.

En el arte la escultura se ha ido perfeccionando y actualmente es utilizada para representar a Jesucristo, los santos, ángeles, vírgenes, entre otros. Gracias a esta última etapa de la Edad Media, se encontró la manera estratégica de perfeccionar los gestos de dichas obras muy artísticas, con el fin de cautivar y dominar la emotividad del ser social. Por lo tanto, el ver a Jesucristo con cara perdida, con un gesto de dolor, desesperación y tristeza mesclada con esperanza tiene el fin de hacer que el sujeto recuerde, sienta y reflexione de lo densa que fue la crucifixión, por salvar al hombre de su PECADO original.


La pintura mostrada desde todos los ángulos y planos en materiales útiles para una lectura completa, se fue desarrollando desde el oscurantismo a través de murales, paneles y retablos totalmente religiosos, y siendo esta, utensilio de gran ayuda a nuestra cultura actual. Como en murales de cátedras, sin necesidad de palabras y de textos complejos, se da una comunicación y trasmisión del mensaje histórico que pesa en la moralidad de todo sujeto que lo observe, sin importar la distinción social y /o el alto nivel cognoscitivo es un lenguaje que unifica.

Finalmente se vive con spiralidad la religión, pero con la misma esencia, con ese gran objetivo de consolidación teológica. Es importante la razón como la emoción, el dominio principal que cubre y disfraza lo cognoscitivo en emotivo, es una estrategia de las más importantes que utiliza la religión para continuar su dominio con el paso de tiempo.

Reconociendo también que de manera buena el avance tecnológico y arquitectónico y sus demás ámbitos han sido gracias a las consecuencias pensadas de la religión, la imprenta influyo en la masificación de los libros y el pensamiento, pues lo primero que fue impreso fue la Biblia.
Por lo tanto ha sido tan fuerte el poder de esta que influyo en todo lo que hoy conocemos, pensamos, convivimos y argumentamos.

Google.com