miércoles, 16 de febrero de 2011

Solo será un café

Eres una pose, un gusto, el resto y el todo.

Contundente, indignante, adicta y egocéntrica.

Eres un tú profundo. Una arraigada destrucción, mi ilusión, mi ira confianza y placer.

Más que placer ajustas los sentidos, revives un camino, deslumbras en cada contexto con cada observación y desde cada gesto.

Te deseo, no te honro, te envidio, te quiero, y… te quiero.

Y aunque no responda a tu incoherencia, y aguante tus aturdidos argumentos, espero y aspiro a que no desgastes un segundo de mi tiempo, de mi esencia y de mi perfecta rareza.

Sueño tan solo con una conversación de lejana corporalidad, de palabras hechas con silencio de sin límites sutiles y sensoriales.

“Solo quiero proponerte…

tomar un día… tal vez dos o tres, quizás muchos más …un café”.

Publicar un comentario