viernes, 29 de noviembre de 2013

El vestuario de las farotas, la danza masculina del Caribe

La danza de las farotas, además de mostrar un vestuario pintoresco, cargado y muy elaborado, trae consigo una historia que representa la ironía, la venganza y las sátiras dirigidas especialmente a los españoles.

Pues esta danza burlesca no solo es un símbolo de protesta de los hombres indígenas ante el trato violento que les daba los colonos, -especialmente a las mujeres- , sino es una danza sarcástica también dedicada a las indígenas que preferían al hombre español.

Un vestuario que engañaba a los españoles
El vestuario característico de los 13 a 17 hombres que conforman la danza de las farotas, esta formado por las franelas ajustadas, llamadas popularmente ‘amansa locos’, encima se encuentra la pechera adornada de lentejuelas.

Su falda es ancha y muy adornada pues lleva encajes y varios pañuelos que cuelgan de la faja de la falda. Las abarcas de punta que complementan el atuendo, es el calzado típico del campesino del Caribe, región donde proviene esta danza tradicional.

Finalmente, los accesorios que le dan el tocado femenino son los aretes largos, el maquillaje extravagante, el sombrero de ala recogida en la frente, -que es adornado por flores artificiales- y las sombrillas o paraguas que llevan durante la danza.


Las Farotas, la danza masculina del Carnaval de Barranquilla

La danza de las farotas proviene de Talaigua, departamento de Bolívar, zona donde vivieron los indios Chimilas y Farotos.
Es una danza popular que aún se conserva y se muestra en el Carnaval de Barranquilla y evoca especialmente a los indígenas que se disfrazaban en las noches con el vestuario de sus mujeres, para protegerlas de los españoles que las asediaban sexualmente.

Los indígenas después de seducirlos, cobraban venganza matándolos.

La danza se baila con un ritmo llamado Son de Farotas compuesto por compases como la contradanza, el perillero, lavada, el minué y el baile indio. El componente musical es clave para contrastar el faldeo y los demás movimientos que resaltan la burla a “sus conquistadores”.

Los movimientos y posturas más características de esta coreografía son hechos con el dorso inclinado hacia adelante y acompañados con ademanes masculinos.

Estas características, reunidas en un lenguaje corporal colorido, burlón y enérgico las puedes ver en este video
Publicar un comentario